En un mundo de libertad sexual: una opinión conservadora

couple-love-bedroom-kissing.jpg

Definitivamente esperar al matrimonio para tener relaciones sexuales es una decisión poco común hoy en día. Pero quiero dar un paso atrás, algo no tan controversial, creo yo, y que seguramente varias personas sí deciden hacer. Es sobre esperar a tener relaciones sexuales hasta estar en una relación estable.

Si bien suena como lo lógico y obvio a hacer, al menos en mi experiencia personal y de personas que he conocido, es algo que, en la práctica, no sucede tan frecuentemente. No tengo nada en contra de las personas que tienen sexo abiertamente sin ninguna relación formal establecida, ni deseo de tenerla, no soy quién para juzgar porque yo misma lo he practicado (no me avergüenzo de mi pasado). Pero de todas maneras, quiero dirigirme a las mujeres en general, tal vez haya ciertas excepciones a lo que voy a compartir, si eres la excepción, este post no va dirigido a ti.

He escuchado todo tipo de comentarios respecto a lo conservadora que me he vuelto en el tema de tener relaciones sexuales. La mayoría de gente no entiende, o cree que estoy floreando o simplemente no comparte mi forma de pensar; y todo bien con ellos. Pero he tenido un par de encuentros en los que me han dicho “monja” y “mojigata” (en realidad fue prude porque fue en inglés) por no estar de acuerdo con practicar “sexo informal”. De igual manera, todo bien con ellos. Mi identidad está clara y no me afecta o avergüenza pensar en la forma en la que lo hago, tengo mis convicciones muy definidas, claras y, sobre todo, fuertes.

Pero no puedo evitar pensar en aquellas mujeres, o personas, que no la tienen tan clara. Dicen que se aprende de dos formas: por experiencia propia o por experiencia ajena. Y quiero compartirte de mi experiencia y experiencias de las que he sido testigo, tal vez te ahorre un par de lagrimas y unas cuántas decepciones.

Dicen que se aprende de dos formas: por experiencia propia o por experiencia ajena. Y quiero compartirte de mi experiencia, tal vez te ahorre un par de lagrimas.

Todos buscamos ser aceptados. Pero lamentablemente, lo que veo hoy en día es que la ideología liberal no sólo busca ser aceptada, si no que busca ser impuesta a todos. Si no estás de acuerdo, vienen los ataques: “Religiosa” “Monja” “Mojigata” “Anticuada” “Abuela” “Cerrada” “Ingenua”, y demás. Y las cosas no son así. Nuevamente, no tengo nada en contra de las personas que viven su sexualidad abiertamente, pero como la misma Biblia dice “Todo te es lícito, pero no todo te conviene”. Si ves que otros disfrutan de lo informal, pues felicidades a ellos porque les es lícito, pero necesitamos entender que no todos estamos configurados de la misma manera y no a todos nos conviene las mismas acciones, a algunos nos lastima o simplemente no nos gusta.

Solo quiero decirte: espera. Si has tenido relaciones sexuales informales (o tal vez agarres/chapes, si eres más joven), deja de hacerlo. Lo que yo misma he vivido, y lo que he visto una y otra vez hablado con mujeres que están teniendo relaciones fuera de una relación estable es esta actitud: “En verdad, ahorita yo tampoco quiero nada serio”. Seguido de meses saliendo y teniendo sexo con un hombre (o tal vez menos tiempo, semanas) y los sentimientos de la mujer creciendo, agarrándole cariño al hombre y empezando a justificarlo: Yo sé que me quiere. Se nota que de hecho le importo, pero ahorita …no quiere nada serio, …acaba de terminar con su novia y no va a saltar a otra relación, …le acaban de romper el corazón, …ya ni tiene relaciones con su novia/esposa, …tiene miedo al compromiso, …está enfocándose en su carrera, …es complicado, etc, etc, etc. A las finales la mujer, secretamente, sí quiere algo estable, pero por miedo a perder al hombre, le sigue el juego. Se hace la que no le importa, se miente a sí misma para poder seguir con él, todo para salir lastimada cuando por fin esa pseudo-relación termina.

Si aún no has tenido relaciones sexuales informales, mi consejo personal es: no lo hagas.

Hemos pasado de ser niñas viendo Disney y creciendo soñando con la llegada de nuestro principe azul, a irnos al otro extremo: a rechazar totalmente la idea de que una mujer quiera tener algo bonito con un hombre. Si una mujer soltera anhela tener una relación “¡Dios mío! ¡Qué horror! ¡Qué patética! ¡Parece desesperada!”. Todo extremo nunca es bueno. Ninguna de estas posiciones está bien. Solo quiero decirte que puedes ser una mujer independiente, fuerte y feliz y al mismo tiempo desear tener una pareja. Ojo: dije independiente, fuerte y feliz; no esperando que un hombre venga a salvarte de donde estás, que sea tu media mitad y/o que te haga feliz. Mientras estés esperando que un hombre te complete, te saque del hoyo en el que estás y te haga feliz, no vas a poder sostener una relación estable. Pero bueno, ese es otro tema que podemos analizar en otro post.

Hemos pasado de ser niñas viendo Disney y creciendo soñando con la llegada de nuestro principe azul, a irnos al otro extremo: a rechazar totalmente la idea de que una mujer quiera tener algo bonito con un hombre.

Admitir abiertamente que te gusta el romance, que te gusta sentirte amada, que te gusta que alguien te valore tanto que esté orgulloso de decir “ella es mi pareja”, no te hace débil y no es nada de qué avergonzarse. Al contrario, es una evidencia de ser fuerte. De saber que mereces algo bueno, mereces a alguien que te valore, que quiera todo contigo y no algo a medias: PORQUE VALES LA PENA, PORQUE IMPORTAS. No permitas que un hombre, o que nadie, te haga sentir menos por eso. Si un hombre que te atrae no está de acuerdo con eso y decide que prefiere no salir contigo, no significa que hay algo malo en ti, ni en tu decisión, significa que él simplemente no es la persona para ti. Y no, no todos los chicos buenos son feos tampoco. Hay hombres lindos, con muchas cualidades atractivas, que sean tu tipo y que TAMBIÉN están listos para valorar a una mujer como se lo merece (todos somos valiosos, hombres y mujeres).

Hay una frase que dice “mientras espero al hombre correcto, me divierto con los incorrectos”. Amada, déjame decirte que cuando te estás divirtiendo una hora y el resto del día te la pasas anhelando más de lo que recibes, estás malgastando tu tiempo, dañando tu autoestima y alargando el tiempo que te tardará conocer a alguien que quiera lo mismo que tú secretamente anhelas.

Cuando me dijeron “monja” una vez y “mojigata” en otra oportunidad, fue porque pensaron que no había experimentado tener relaciones en una relación informal. En una ocasión, le compartí a esta persona que sí lo he experimentado, pero no me gusto tanto y que, para mi, no es igual de placentero como hacerlo con alguien que amo. En otra ocasión no dije nada porque sentí que no le debía explicaciones a esa persona ni me sentía cómoda como para hablarle de mi intimidad.

Algunas personas disfrutan la adrenalina de ser descubiertos, o la libertad de no tener que rendirle cuentas a nadie, o la seducción de lo prohibido, o de simplemente disfrutar del sexo sin amor; y como dije, a los que les funciona eso, felicidades a ellos. Pero nuevamente: NO TODOS SOMOS IGUALES. No tiene nada de malo que algunos otros prefiramos la seguridad de estar con alguien que nos ama, o de la entrega hacia alguien que amamos, o de la conexión que sucede a un nuevo nivel, o de la libertad que se siente al estar con alguien que conoce tus defectos y virtudes y aun así decide tener todo contigo; y en mi caso, del placer que agregue el honor, seguridad y amor que sentiré cuando alguien prometa públicamente que estará conmigo el resto de su vida.

Si te sientes identificada en algún nivel, solo quiero aconsejarte que aprendas a decir no. Que no tengas miedo. A veces el rechazo de un hombre que no quiere algo serio -o el rechazo de la sociedad- es duro y difícil, pero más duro y difícil es reparar un corazón roto. Si te sientes identificada, aprende a esperar. Nada que realmente vale la pena se consigue sin esfuerzo. Sentirse amada vale la pena, aprende a esperar. Un buen hombre vale la pena, aprende a esperar. Tú vales la pena, aprende a esperar.

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. (Proverbios 4:23)

Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:8)

A cambio de ti entregaré hombres; ¡a cambio de tu vida entregaré pueblos! Porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra. (Isaías 43:4)

No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. (Gálatas 6:9)

QDTB,

Vivi 🖤

Has invitado a Jesús a tu vida? Pero de verdad, DE VERDAD? Sólo di esta oración de salvación con todo tu corazón, es así de simple 🙂

Anuncios

One response to “En un mundo de libertad sexual: una opinión conservadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.